domingo, 27 de enero de 2008

ALEA JACTA EST

Vivo la frustración
de no tener lo que me place.
Vivo la soledad
de no dormir acompañado,
y arden mis pies cuando camino,
el recuerdo de mis pasos durante el sueño, arde.

Se me ha negado la fe
y el amor se pasó de lanza.

Porque levanto la costra de la herida
sin quejarme, lo digo:
La felicidad está en otra parte.

7 comentarios:

Paco Morales Hoil dijo...

Pero la poesía, querido paisano, esa está aquí.

Yet, I still wouldn't change it for my love.

Salús y un abrazo.

diana juárez rodríguez dijo...

te pasas de lanza de veras¡¡¡¡¡¡¡¡ jeje
un saludo

.h.h dijo...

un saludo desde chile
www.acheache.blogspot.com

Alejandra dijo...

Hola. Este poema me viene bien para el duelo que enfrento. Espero puedas amndarme màs de tus creaciones y algùn dìa conocernos, porque aunque soy joven, el uso de la tecnologìa que "te acerca a tanta gente" no me convence del todo y prefiero el diálogo oído a oído.

Euterpe Gracieux dijo...

la felicidad esta en otra parte, un lugar que hasta hoy, no hemos conocido, la suavidad de su sonido nos ajena de lo rugosidad divina. hecha de hilos de oro, heroes escogidos que sufragan los atemporios de dicha acepción.

Álvaro dijo...

Muchas gracias a todos por hacer comentarios al blog. Reciban muchos saludos. Alejandra, me encantaría que pudieras leer más de mis poemas. puedes escribirme a mi mail: el_oleaje@hotmail.com

Lázaro Aramís de Troyes dijo...

Álvaro, un apunte circunstancial al leer este poema:
Resulta curioso, tan gozosa es tu poesía que aun en territorios tan terriblemente desoladores como el que este poema propone, uno siente cierto dejo de placer gozoso (insisto en este término) al leerlo, que aunque paresca ir en contra del contenido del texto, no hace sino dotarlo de un mayor mérito. Al menos eso me parece.
En otras palabras: me late, está chingón. Saludos.
Juan Carlos